martes, 10 de julio de 2012

El Gobierno español engaña a los canarios


Este pasado miércoles, 20 de junio de 2012, la agencia Efe ha publicado una noticia sobre los planes del Gobierno colonial de ampliar sus aguas a 280.000 kilómetros dentro del Atlántico. La noticia dice así: “Los resultados preliminares de la expedición Amuley que ha emprendido el buque de investigación oceanográfica Hespérides indican que España podría extender sus derechos soberanos sobre los fondos y el subsuelo marino al oeste de Canarias en más de 280.000 kilómetros cuadrados.
Así lo indica el Ministerio de Defensa en un comunicado en el que anuncia que el Hespérides finalizará hoy en Santa Cruz de Tenerife la citada expedición Amuley, que ha tenido como objetivo la ampliación de la plataforma continental española y para la que se han explorado más de 140.000 kilómetros al oeste del Archipiélago canario, un área que supone más de dieciocho veces su extensión terrestre.
Añade que los resultados preliminares obtenidos han superado las expectativas iniciales y agrega que los derechos soberanos sobre este territorio marino incluyen derechos de exploración y explotación de sus recursos energéticos tales como petróleo, gas convencional y gas hidratado, así como de recursos minerales como nódulos ferromanganesíferos, costras polimetálicas y sulfuros masivos, todos ellos ricos en metales”.
Los resultados de investigación del “Hespérides” vienen a confirmar lo que venimos diciendo hace años sobre las riquezas que encierran nuestros fondos marinos no solo en petróleo, sino en nódulos polimetálicos, cuya riqueza inmensa servirá en el futuro para el desarrollo de nuestra nación, la República Federal Canaria.
Como siempre, el Gobierno español está jugando con la ignorancia de los canarios para hacerles creer que son suyas unas aguas que no le pertenecen, porque Madrid sigue ignorando la vigencia de la ley internacional del mar de Montego Bay y sigue ignorando que Canarias son unas islas africanas colonizadas por la corona española hace seis siglos. Claro que la culpa la tienen también los hombres de paja que tiene en las Islas, como Paulino Rivero y los autonomistas de todo pelo, que favorecen la ignorancia de los canarios en vez de decirles la verdad.
Pero hay una verdad cual son las leyes internacionales vigentes, a no ser que la corona española vaya con su flota y la instale frente a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, amenazándoles con sus cañones para que anulen dichas leyes y hagan otra nueva, diciendo que los archipiélagos de un Estado colonial forman parte del mismo Estado, aunque estén en otro continente, y así poder ampliar a 280.000 kilómetros cuadrados las aguas al oeste de Canarias para poder explotar los nódulos polimetálicos.
A lo mejor las Naciones Unidas cogen miedo, cosa que dudamos, porque allí se sientan los representantes del Gobierno británico y dirán que todo eso no son sino fanfarronadas, como las que hacen de vez en cuando ante Gibraltar, que siempre seguirá siendo inglesa a pesar de los grititos españoles.
Aunque se ha repetido mil veces, volvemos a decirlo en este periódico independiente de Canarias: los archipiélagos de un Estado, según las leyes internacionales del mar (Montego Bay 82), no tienen sino doce millas alrededor de cada isla; solo cuando se conviertan en un Estado archipielágico es cuando podrán ampliar a doscientas millas, que, en el caso de Canarias, podremos hacerlo a 350 millas, por ampliación de nuestra plataforma atlantoafricana.
En cuanto a nuestro mar al este, ha vuelto a la actualidad por el tema de las explotaciones que quieren empezar ya el ministro Soria y sus socios de la Repsol, lo que ha ocasionado manifestaciones de protesta. Repsol, Soria y el Gobierno colonialista español están haciendo una serie de maniobras para convencer a Rabat, que está en su derecho para perforar y preparan una serie de visitas a Marruecos con sus arrumacos. En efecto, el pasado miércoles 20 de junio apareció en los periódicos esta noticia (Madrid, Europa Press):
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, visitará este miércoles Marruecos para preparar con su homólogo, Saaededín Otmani, la cumbre bilateral que los dos países celebrarán el próximo 12 de septiembre.Tras participar en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, García-Margallo saldrá hacia Rabat, donde nada más llegar hará la tradicional ofrenda floral en el Mausoleo Mohamed V, ha informado su departamento. A continuación, tiene programadas entrevistas con el presidente de la Cámara de Representantes, Karim Ghelab, y con Otmani.
La visita de García-Margallo se enmarca en la serie de contactos de alto nivel que los Gobiernos de España y Marruecos vienen manteniendo desde el viaje del jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, a Rabat en enero pasado. García-Margallo llegará a Rabat un día después de que el Príncipe de Asturias inaugurara en Casablanca un foro empresarial hispano-marroquí, que busca abrir oportunidades de negocio para las compañías españolas, sobre todo en los sectores de la agroindustria, la automoción, la energía, la logística y el tratamiento de aguas.
La próxima gran cita entre ambos países tendrá lugar el próximo 12 de septiembre en Marruecos, cuando los dos Gobiernos celebren su próxima cumbre bilateral. La última de estas cumbres, que reúnen a los jefes de Gobierno y a varios de sus ministros, tuvo lugar hace más de tres años en Madrid.
Al mismo tiempo, el pasado día 20, el partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD) presentó en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley (PNL) en la que solicita al Gobierno a que “negocie y obtenga una declaración oficial en la reunión del Consejo de Ministros de Defensa de la OTAN sobre la voluntad explícita de la alianza de defender las poblaciones y territorios de los países miembros”, aunque estos, como es el caso de Ceuta y Melilla, se encuentren fuera de las áreas incluidas en el Tratado de Washington.
Esta es la política de Madrid: por un lado, visita a Rabat y, por otra, amenaza con la OTAN para que defienda territorios africanos que hace cinco siglos ocupa, a saber, las ciudades marroquíes de Ceuta, Melilla, las islas Chafarinas y los islotes prisión de Vélez de la Gomera, Alhucemas y Perejil. Rabat conoce las leyes internacionales y también sabe que por mucho que quiera el Gobierno español y lo haya suplicado casi humildemente, todos los aviones que entran y salgan de Canarias hacia Europa tienen que ser dirigidos por la torre de control de Casablanca, y que si Marruecos quiere no entra un solo avión en Canarias, puesto que estas islas son una colonia africana de un Estado europeo. También sabe que la OTAN no puede incluir África en su tratado, aunque España ha puesto su colonia de Canarias dentro de dicho tratado.
El centenario periódico independiente EL DÍA, el único que en la colonia publica libremente, desde el año 2001 publicó las posibilidades petroleras que ahora se concretan, en unos artículos aparecidos bajo mi firma en este diario independiente, el de más tirada en las Islas, en los días 25, 26, 27 y 28 de enero de 2005, bajo el título de “Reunión de los Reinos de España y Marruecos y los canarios en la luna”. Y decimos esto porque ahora todo el “lobby” capitalista en Canarias, de todos los colores, está montando sus empresas de Gas Canarias, futuras empresas petroleras, y todo lo relacionado con el gas y el petróleo futuro por si se llevan a cabo las prospecciones y sale petróleo.
En 2002, aparecieron en la prensa comunicados diciendo que la petrolera Repsol había elegido a la compañía alemana RWE y a la australiana Woodside como socios del proyecto de búsqueda de petróleo en aguas canarias, proyecto en el que se invertirían entre 30 y 40 millones de euros y que ya habían dado resultados positivos, como expresó hace años en la TV 2 el representante de Repsol. La Woodside es una compañía que trabaja con la Shell británica y participaría con un 30% en el consorcio, y la empresa alemana RWE-DEA tendrá un 30%, mientras que Repsol se quedará con el 50% restante, ya que no tiene mucha experiencia en prospecciones muy profundas “off shore” y ha tenido muchos accidentes.
Entre los años 2003/2004 se realizaron sondeos y esperaban obtener petróleo para 2007 en cantidades importantes. En varios artículos que he publicado en diferentes periódicos en los primeros meses del año 2007, señalé que, el 20 de marzo de 2001, el BOE (Boletín del Estado español) publicó la solicitud de nueve permisos de investigación de la petrolera española Repsol cerca de Fuerteventura, en una zona de 6.160 km, donde se sitúan las islas de Lanzarote y Fuerteventura.
Las prisas del ministro Soria, el precio elevado del petróleo y los peligros en el estrecho de Ormuz han reactivado la cuestión y confirma cuanto hemos dicho sobre la presencia de petróleo en aguas de las islas orientales, tal como lo anuncié oficialmente en el mes de marzo de 2001 en una conferencia en el Club La Prensa de Las Palmas y en diversos artículos en este periódico.
¿Cómo obtuvo Repsol estos permisos? Repsol y las otras empresas citadas obtuvieron esos permisos ilegales, ya que parte de las zonas o cuadrículas marinas de prospección están fuera de las doce millas. Algunos han estado estos días especulando sobre unos permisos otorgados por Marruecos, aunque Rabat no piensa dárselos, como sabemos, de buena fuente, y así lo ha declarado estos días las autoridades competentes de Rabat, ya que esas aguas que rodean las Islas, menos las doce millas, son aguas marroquíes, por extensión de sus doscientas millas de ZEE.
Esto lo saben perfectamente Repsol y el Gobierno español, por haber ratificado en su día la Convención Internacional sobre el Mar de Montego Bay de 1982, pero no saben cómo arreglarlo por la lógica posición de Rabat en defensa de su ZEE. El ministro Soria no sabe cómo salir del embrollo y recurrió incluso a su viejo y servicial amigo Paulino Rivero, administrador de esta colonia, a ver si le echa una mano para ver si convencía al rey de Marruecos.
Esto no se lo cree nadie, porque ya todos los canarios, gracias entre otros medios de información independientes como EL DÍA, han ido desenmascarando al exalcalde de El Sauzal y sabemos los hilos que le mueven y quién lo dirige. Nos imaginamos las promesas que le habrán hecho el PP y Repsol a Rivero, y si no, tiempo al tiempo.
Marruecos, en todo su derecho, ha autorizado la explotación “on shore” y “off shore” a multinacionales petroleras que lo han solicitado mediante concursos internacionales que han aparecido en el Boletín Oficial de Marruecos y son públicos. En efecto, según informó, en el mes de marzo de 2001, la agencia de prensa MAP, la Oficina Nacional de Investigaciones y Explotaciones Petroleras (ONAREP) y el “holding” formado por las empresas norteamericanas y británicas Anschutz con la Marocco Corporation y la Entreprise Oil Exploration S.L, firmaron en Rabat dos contratos de reconocimientos “on shore” en el pre-Rif occidental, relativos a la zona “on shore” Azilah Uezzn y Tissa, situadas en el pre-Rif occidental sobre una superficie de 8.700 km2 y 4.100 km2, respectivamente.
La MAP había informado que la compañía Lone Star Energy iniciaba trabajos de perforación, el 10 de noviembre de 2000, en el litoral de Kenitra, y que, en febrero de 2001, inició perforaciones en el litoral de Casablanca a una profundidad de 3.080 m. En lo que concierne a la zona “off shore”, la empresa Vanco Energy adquirió legalmente 3.025 km2 (full fold) y un área de cobertura 3D en zona Safi. Vanco es la primera compañía que adquiere una zona 3D para ensayar sus métodos sísmicos de localización petrolera, igual que ha hecho ya Repsol ilegalmente frente a Fuerteventura.
También llegó a Rabat, en el mes de marzo de 2002, para interesarse por el petróleo “off shore” una delegación de la National Oil Company of India, que quiere empezar a trabajar en prospecciones en el continente africano.
La empresa Lone Star Energy ha adquirido también 1.550 km de 2D zona sísmica y ha perforado ya el primer pozo, aunque no podemos precisar por el momento con qué resultados. La Entreprise Oil Exploration Ltd., como operador, junto con sus asociados Kerr McGee, de Marruecos Ltd. (Kerr MacGee) y Energy Africa Morocco Ltd. (Energy Africa), firmaron su compromiso ante la ONAREP, para seis permisos de exploración en el área conocida como Cap Draa-Alta Mar. Dicho concurso internacional estuvo abierto hasta abril de 2002, y Repsol participó a última hora, pero no lo obtuvo.
La política de Coalición Canaria desde hace años sobre este asunto, a través de su especialista en petróleo, el niño Ríos Rull, es exigir la mediana con Marruecos, pues le viene bien para su política demagógica. Asimismo, ha consistido en pedir a España que reclame unas aguas que sabe que no les pertenecen, ya que existe la Convención Internacional sobre el Mar de Montego Bay de 10-12-82, la cual, aunque tardíamente, fue aprobada por el Congreso de los Diputados de España, VI Legislatura, Serie C, Tratados y Convenios Internacionales, Palacio del Congreso de los Diputados, a 10-10-1996, Boletín Oficial de las Cortes Generales del 14 de octubre de 1996, donde consta aprobado por el Pleno de los Diputados. Antes hubo un Dictamen de la Comisión, 110/000007, Acuerdo relativo a la aplicación de la parte XI de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10-12-82.
El 26 de septiembre de 1996, en el Palacio del Congreso de los Diputados, el secretario del Congreso de los Diputados, Astarlos Huarte-Mendicoa, comunicó al presidente de la Comisión del Congreso, Sr. Javier Rupérez Rubio, el dictamen de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, la cual acordaba proponer al Pleno de la Cámara que conceda la autorización solicitada por el Gobierno al amparo del art. 94.1 de la Constitución, “para que el Estado pueda obligarse internacionalmente por medio del Acuerdo relativo a la aplicación de la parte XI de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10-12-82, hecho en Nueva York el 27-07-1994 (BOCG, nº 7-1, Serie C, de 17-6-96)” (nº de expediente 110/000007).
Esto quiere decir para aquellos que lo ignoren todavía en Canarias que España debe respetar íntegramente la Convención de las Naciones Unidas de Montego Bay sobre el Mar, ya que Canarias es un archipiélago de un Estado y no un Estado archipielágico, que es quien tiene derecho a sus aguas y a su ZEE cuando sea independiente.
El gobierno español mostró el pasado año su preocupación sobre el proyecto de Marruecos de ampliar sus aguas jurisdiccionales a 350 millas, ZEE, en vez de las doscientas que tiene actualmente, lo que significaría que todo el archipiélago canario quedará dentro de la ZEE exclusiva de Marruecos. Actualmente, solo quedan fuera de dicha zona las islas de La Palma y El Hierro. Oficialmente, Marruecos ha pedido ya la ampliación a 350 millas, por ser el dueño de la plataforma continental, como tiene Canadá, Chile, Ecuador y otros, de ahí el viajecito del buque “Hespérides”.
Marruecos conoce bien la política española y sabe las dificultades que pasa. Por eso juega con él con lo de las licencias de pesca, con lo de incrementar el paso de sus productos agrícolas a través de la península Ibérica y ahora juega con que van a conceder en el futuro a dos petroleras españolas alguna que otra opción en las explotaciones “off shore” de la costa marroquí-canaria. Estos permisos de explotación son por ocho años, extensibles dos años más si se cumplen las condiciones generales para estos proyectos.
Repsol explicó que cuando sacara gas, habría que hacer un gaseoducto a Fuerteventura y una planta de liquefacción para poder embarcarla en los metaneros que se dirigirían a España y al futuro puerto del sur de Tenerife, donde se instalaría una planta de transformación del gas ya líquido, preparado en Fuerteventura para volverlo a transformar en gas para la industria y hoteles de Tenerife. Pero Rabat no va a aceptar las maniobras de Repsol y asociados para obtener los permisos al lado de Canarias ni va a hacerle caso a Paulino Rivero, el mandado de Soria como ya le dijo.
Mientras Canarias sea colonia, es decir, un archipiélago de un Estado europeo, solo tiene doce millas alrededor de cada isla; aquí se hará lo que decidan Madrid y las multinacionales y otros cuentos más, pero Montego Bay existe. Mientras no seamos un Estado soberano archipielágico, no podremos administrar nuestras riquezas; cuando seamos independientes será diferente, pues habrá un Gobierno soberano canario en nuestra nación, la República Federal Canaria, que hará lo que tenga que hacer.
Antonio Cubillo Ferreira. Presidente del Congreso Nacional de Canarias (CNC), brazo político del Movimiento de Liberación Africano de Canarias, el MPAIAC.
Aparecido en el periódico ElDía el 23 de junio de 2012, consultar aquí.