domingo, 17 de abril de 2011

No se puede votar en libertad en un país ocupado

Canarias hace seis siglos que está ocupada por un país extranjero y por ello, no puede ejercer el derecho que tienen todos los ciudadanos de expresarse; es por ello, que todas las votaciones que aquí se celebren, son ilegales motu propio y no tienen valor jurídico ante ningún organismo internacional. En la última contienda mundial, los alemanes nacional-socialistas que ocupaban Francia, celebraron votaciones con aquellos colaboradores del régimen de Vichy y quisieron darle valor jurídico a estas votaciones en zona ocupada, pero ni las leyes, ni los reglamentos ni cuanto establecieron los colaboracionistas, tuvo valor y a la liberación fueron anuladas, por haber celebrado en un país ocupado, aunque los que se presentaron fueran franceses.

Hay un principio de ilegitimidad que también se aplica a Canarias. Todas aquellas elecciones celebradas en un país africano ocupado desde hace seis siglos, como es este territorio, gozan del principio de ilegalidad y no tienen valor jurídico ninguno y menos, ante los Organismos internacionales, como es en este caso, las Naciones Unidas y la Organización africana, la UA.

La potencia ocupante, es decir España, está haciendo enormes esfuerzos en estos momentos, para que haya una gran participación en unas elecciones que van a celebrarse en un país ocupado, para intentar mostrarlas ante los organismos internacionales, los cuales conocen perfectamente los principios aplicables a elecciones en países ocupados, donde van a votar los ciudadanos de la potencia ocupante, los miembros de la administración colonial, de la justicia, seguridad, policía, fuerzas de ocupación, además de los residentes de los países que forman la Unión Europea, en virtud de derechos de reciprocidad, y están presentes como fuerzas políticas, los partidos políticos de la potencia ocupante desde hace seis siglos.

El actual gobierno español nacional y socialista es un gobierno de una potencia ocupante, como cualquiera que gobierne en Madrid por mor de las elecciones, ignoran que no se pueden celebrar elecciones en un país ocupado como es Canarias, puesto que la OUA, Organización de la Unidad Africana, hizo una declaración solemne, la única de esta Organización, a propuesta del Movimiento de Liberación Africano de Canarias, el MPAIAC, el 20 de julio de 1968, en la Sexta Conferencia de Jefes de Estado de la OUA en Argel, por la cual se declaraba que las Islas Canarias no son una parte integrante de España sino del continente africano y su pueblo, como todos los pueblos colonizados de África tiene derecho a su autodeterminación e independencia.

Hay unos principios internacionales y unos acuerdos que no se pueden ignorar y el gobierno nacional socialista español debe tenerlos en cuenta y no puede intentar celebrar elecciones en un país ocupado, ahora en mayo próximo, como hicieron los nacional socialistas alemanes en Francia, pues gozan del principio de nulidad internacional y van contra todas las resoluciones de la IV Comisión de las Naciones Unidas, sobre las leyes a aplicar en los territorios colonizados y ocupados por potencias extranjeras, como es el caso de Canarias.

La Resolución 1514 (XV) de diciembre 1960, sobre el derecho de los pueblos colonizados a su autodeterminación e independencia, se aplicaba a todos los territorios dependientes sin excepción, es decir, "los territorios bajo tutela, los territorios no autónomos y todos otros territorios que no han accedido a la independencia". Canarias estaba dentro de los citados territorios a pesar de la oposición española desde un principio. La definición de territorios no autónomos, estaba dada por la resolución 742 (VIII) del 27 de noviembre de 1953, que señalaba los factores a tomar en consideración para ver si un territorio era o no autónomo. Según esta resolución, un territorio no autónomo se caracterizaba por el hecho de que estaba "geográficamente separado y étnicamente o culturalmente distinto del país que lo administra" (principio IV). Además, hacía falta tener en cuenta estos suplementarios que podían ser "de naturaleza administrativa, política, jurídica, económica o histórica", lo que lo colocaba "arbitrariamente", en un estado de subordinación con respeto a la metrópoli (principio V). Inversamente, un territorio había alcanzado la plena autonomía cuando se había convertido en un estado independiente.

Un problema que se planteó, desde el principio, era la definición de Territorios no Autónomos, pero la declaración 1541, del 15 de diciembre de 1960, había aclarado todos los conceptos y se caracterizaba, según esta resolución, un territorio no autónomo, "que es el nombre que se daba a las colonias, se caracterizaba por el hecho de que estaba geográficamente separado y étnicamente o culturalmente distinto del país que lo administra, que es el principio (IV) de la Declaración.

El problema de las colonias portuguesas y de Rodesia del Sur, fue reconocido en el mismo año 1962, el 11 de mayo, a pesar de la oposición portuguesa y el de Rodesia, con la oposición británica, pero la Asamblea General confirmó esto en la resolución 1747 (XVI) del 28 de junio de 1962. Había una categoría de territorios que quedaban mal definidos, como en el caso de Canarias, por lo que el Comité creó una misión ad hoc para visitar el continente africano, en vista de un estudio analítico de la cuestión en África.

Este grupo, comprendía ocho miembros, el presidente, el ponente y los delegados de Etiopía, Irak, Túnez, Ecuador, Italia y Polonia. Del 24 de mayo al 5 de junio de 1970, viajó por el continente africano, empezando por Argel, seguido de Dar-es-Salaam y Lusaka y reuniéndose con los representantes de los Movimientos de Liberación. Fue en ese momento, en que el MPAIAC, presentó un Memorándum, solicitando la inclusión del caso de Canarias en el Comité, para que se aplicase la resolución 1514 (XV) de 1960.

En dicha reunión, que tuvo lugar a puerta cerrada, muchos de los representantes de los movimientos de liberación les expusimos al Comité nuestra decepción por el hecho de que las Naciones Unidas no se comprometían directamente en la lucha contra el colonialismo en África y permitían que países colonialistas como España y Portugal continuaran ocupando grandes territorios de nuestro continente ignorando la Carta de las NU.

En 1972 y 1974, el Comité contactó de nuevo con los Movimientos de Liberación en Argel y en lo que concierne a Canarias, se nos comunicó las gestiones que estaba haciendo el gobierno español para entorpecer nuestras demandas y se nos advirtió del peligro que suponía si contaba con otros países colonialistas, por lo que era necesaria una intervención expresa de la OUA y por el grupo africano de países de la OUA, ante la Asamblea General.

El gobierno colonial español, había maniobrado en las UN, invitando al subcomité sobre colonias en África, a visitar la Guinea Ecuatorial en 1966 y dos años después en 1968, dando la independencia a esta colonia, con lo que quiso que no se tocase sus otras colonias y que el Comité se ocupase del caso de Gibraltar. En 1966, cuando se solicitó una visita del subcomité en el Sahara, Madrid aceptó pero no la autorizó sino en mayo de 1975, debido a la lucha del Movimiento de Liberación del Sahara y a las presiones de Argelia.

Este viaje del Comité fue criticado a su vuelta por el representante español ante la Asamblea General, diciendo que Canarias no era una colonia sino una parte integrante de España y de Europa lo que causó la hilaridad general de sus oyentes africanos. También algunos movimientos de liberación, y sobre todo la prensa africana, criticaron al Comité porque no se tomaban medidas urgentes contra los países coloniales, especialmente contra Portugal, que continuaba las masacres en el Continente africano.

Fue durante este primer viaje en 1970, presidido por el señor Nicol de Sierra Leona, cuando se entregó en mano el primer Memorándum del Movimiento de Liberación de Canarias, el MPAIAC, para que se estudiara el caso de las Islas Canarias. Tuve el honor de hablar con él varias veces en diferentes reuniones de la OUA, en el Continente africano, el cual me dijo que ya estaba abierto el expediente y que en el año 72, a pesar de los manejos españoles, se iba a enviar a África al subcomité encargado de los problemas africanos y que lo más seguro la reunión tendría lugar en Argel, en 1974 como así fue.

Hay que señalar que durante la 20 sesión de la Asamblea General, en 1965 se puso sobre el tapete el mandato del Comité para que se precisara sobre dos puntos: de una parte, la cuestión de los pequeños territorios y de otra, la fijación de una fecha límite para alcanzar la Independencia.

La visita del Comité de los 24, se repitió en 1974 en Argel, invitados por el gobierno del presidente H. Boumedienne, con intervención de nuevo del MPAIAC, donde exigí al Comité que se denunciara a España por no reconocer el derecho de los canarios a su independencia y entrar en discusiones con el MPAIAC para preparar el territorio canario a ejercer sus derechos en pro de la autodeterminación e independencia. Señalé expresamente que si en el futuro se le obligaba a España a descolonizar corríamos el peligro de que cuando llegase el momento de las elecciones, el gobierno español intentase introducir en las listas de Canarias a los españoles. Ante esto se me dijo que ya el Comité tenía experiencias sobre la descolonización y que solamente tendrían derecho al voto los canarios solos, es decir los hijos de padre o madre canarios o descendientes de canarios y los nacidos en Canarias, es decir según el derecho internacional, pues prevalece el "ius sanginis" y el "ius solis" para poder participar en una votación sobre el futuro de Canarias, territorio ocupado. En otros procesos de descolonización ya se había presentado este caso pues como era lógico, dentro de la política colonial, las metrópolis querían colocar en estos territorios a sus agentes y a los colonos, pero que esto no iba a suceder ya que las N.U. no lo permitirían.

Todo esto nos lleva a poner en conocimiento oficialmente, desde el día siguiente de esta publicación, en el periódico independiente de Canarias y el más leído en la colonia, EL DÍA, ante la IV Comisión de las Naciones Unidas y ante la presidencia de la Organización africana, la UA, por el envío de dos ejemplares de este periódico, a los citados organismos, de los proyectos que tiene el gobierno nacional-socialista español, dirigido por el PSOE, de celebrar elecciones este 22 de mayo del 2011, en un Territorio Africano Ocupado, para que se declare desde ahora su Nulidad y así se le haga saber oficialmente al gobierno colonial español, por todo cuanto hemos expuesto y se denuncie también a todos cuantos participen en esta maniobra colonial, que va contra los principios internacionales de las Naciones Unidas y del Derecho de los Pueblos colonizados.

Antonio Cubillo Ferreira. Presidente del Congreso Nacional de Canarias (CNC), brazo político del Movimiento de Liberación Africano, el MPAIAC

cnc@elguanche.net cubilloantonio@hotmail.com mpaiac@elguanche.net



Publicado en el periódico El Día, sección Canarias, 16-04-2011