jueves, 2 de octubre de 2008

Socialismo canario unificado

En 1988, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaraba la década 1990-2000 como la Década Internacional para la Erradicación del Colonialismo (Resolución 43/47). El 19 de diciembre de 1991, declaró que en esta década se tendría que poner en práctica el libre ejercicio a la autodeterminación de los pueblos y territorios no autónomos. Posteriormente, la Asamblea, por resolución 48/52 del 10.12.93, reafirmó la Resolución 43/47 y, ante la negativa de los Estados colonialistas, estableció una nueva y última década, 2000-2010, que acaba dentro de dos años, para descolonizar "pacíficamente".



Los socialistas canarios españolizados parecen ignorar estas resoluciones, como les pasó a los socialistas franceses durante las guerras coloniales, en especial durante la guerra de Argelia, cuyo comportamiento fue una vergüenza para los socialistas franceses. En la marcha hacia delante por la soberanía de Canarias que deberá llegar "pacíficamente" en el año 2010, por mandato internacional, para convertir este territorio en un Estado libre con rango de República Federal, los socialistas tienen un puesto, como todo el mundo inteligente y demócrata lo acepta ya en Canarias; para ello me remito a la gran aceptación que ha tenido en Canarias el Anteproyecto de Constitución Republicana que ha propuesto y publicado el Congreso Nacional de Canarias (CNC), brazo político del MPAIAC, y que llegó a la opinión pública canaria a través del periódico independiente de Canarias, EL DÍA. La opinión pública moderna acepta y comprende que el colonialismo es una aberración histórica y no comprende cómo siguen existiendo colonias como este territorio africano que lleva seis siglos colonizado. Nadie comprende cómo un país moderno y en pleno desarrollo como España sigue empeñándose en guardar los últimos restos de un caduco imperio colonial.



Esto del colonialismo trasnochado de España, que cualquier observador político e imparcial comprende perfectamente, no es aceptado en Canarias por los militantes socialistas canarios españolizados, que con su silencio sobre la cuestión colonial, defienden al colonialismo español. Las ideas socialistas puras, que precisamente no fueron creadas por el fundador del PSOE, Pablo Iglesias, son ideas universales por la libertad de los pueblos, porque la libertad y la independencia de los pueblos es un derecho natural antes de ser derecho positivo, aunque los socialistas franceses no lo aplicaron en Argelia, por lo que el pueblo argelino tuvo que empuñar las armas para exigir su aplicación. A lo largo de miles de años, los pueblos conquistados se han rebelado contra los dominadores y los grandes imperios fueron cayendo uno a uno, por empeñarse en negar este legítimo derecho natural, y la historia está ahí para demostrarlo.



En Canarias, en el pasado siglo, quienes tenían ideas socialistas y de libertad creyeron que la mejor manera era entrar dentro del PSOE español, o en partidos republicanos de diferentes tendencias y otras ideologías, y militaron en partidos españoles puesto que aún no había llegado la hora en Canarias de organizar partidos basados en la defensa a ultranza de los derechos nacionales canarios, es decir, de la independencia. Hubo intentos patrióticos, como el del gran prócer Secundino Delgado, que no llegaron a plasmarse debido a su temprana muerte, en 1912, por culpa del general español Weyler; y otros, como sus compañeros de lucha en el periódico "El Guanche", publicado en Venezuela, que posteriormente fundaron en Cuba, en 1924, el Partido Nacionalista Canario (PNC), que luchaban por la independencia y las ideas socialistas, pero que por el hecho de desarrollar sus actividades en Cuba -que está en el continente americano y Canarias en el continente africano- no pudieron cuajar ni desarrollar sus ideas independentistas en esta colonia africana y desapareció con el tiempo, aunque las siglas fueron resucitadas después con presupuestos autonomistas y que ahora no tienen nada que ver con el programa independentista de sus fundadores.



Históricamente, los socialistas canarios surgen a la sombra del socialismo español, y para ellos el socialismo lo inventó Pablo Iglesias y los otros socialistas internacionales y líderes históricos quedan lejos o los desconocen y no quieren hablar de los errores que significaron las guerras coloniales europeas. Como es lógico, el socialismo canario, al no tener una dirección independiente en esta colonia, nunca pensó en Canarias ni en sus derechos nacionales en tanto que pueblo colonizado, ni que este archipiélago podría convertirse en un Estado soberano donde se podrían poner en práctica las ideas socialistas y republicanas.



El socialismo canario siempre se ha distinguido por su obediencia a las directivas centralistas del partido -y eso lo hemos visto últimamente con los cargos que impuso Madrid aquí en las Islas-, obediencia que le ha impedido tomar conciencia de patria, en la época en que se vive en el mundo la conciencia de la descolonización. Ningún ciudadano extranjero socialista de hoy en día puede comprender que un llamado socialista canario no ponga por encima de todo la idea de libertad del pueblo en que vive y del territorio colonial donde desarrolla su vida.



A mí me lo han planteado muchas veces socialistas extranjeros y me es difícil explicarles lo que es la enajenación mental de los pobres socialistas canarios, que surge de siglos de dominación y que funciona como una castración de nuestro pueblo. Intento explicar a mis amigos que los socialistas españoles y sus sucursales en Canarias se comportan hoy en día en este siglo XXI como los socialistas franceses en Vietnam, Marruecos, Túnez y Argelia, que defendieron el colonialismo a ultranza en sus colonias, y ello significó cientos de miles de muertos. La izquierda francesa socialista, en general, se opuso hasta última hora al proceso descolonizador y hasta ahora está pagando las consecuencias. Como la Historia no perdona, ante la ceguera de la izquierda francesa, y para evitar un desastre político y económico de Francia, los políticos de este país tuvieron que llamar al general De Gaulle, hombre inteligente y patriota, pero que representaba a la derecha inteligente francesa, para resolver el problema colonial. Todavía hoy en día, en Francia, la izquierda -socialistas y PCF- paga los errores de la época colonial y son los herederos del general De Gaulle los que siguen dominando la escena francesa, por el error histórico de no haber luchado en su día en pro de la independencia de las colonias.



El proceso en Canarias es similar y los obedientes socialistas siguen ciegos y obedeciendo lo que les marca Madrid. No pueden comprender que Canarias tendrá pronto su soberanía y su República Federal, que también habrá una Asamblea Nacional Constituyente para aprobar la constitución del país y después, como en todo Estado, una Asamblea Nacional Legislativa donde entrarán todos los partidos e ideologías, como sucede en todas las democracias. Esto lo saben incluso los socialistas canarios que ahora están en un período de disputas, peleas y enfrentamientos por el puestito en las listas y en graves contradicciones por culpa de su central madrileña, y al final tendrán que venir sus jefes de Madrid a poner orden o a nombrar al godo de turno que los dirija, como ya se corre la voz... en los Corrales socialistas.



En medio de todo esto, hay ya muchos socialistas jóvenes que piensan que están perdiendo el tiempo y que ya es hora de independizarse de Madrid y crear un Partido Socialista Canario, con canarios y con ideas propias y sin godos, donde prime, antes que nada, la independencia de este Archipiélago, que es la contradicción principal que tiene ahora Canarias. Es de esperar que cuanto antes lo hagan mejor para todos, ya que ya hay otras tendencias políticas y económicas que se están organizando y saben que la República Federal Canaria es el próximo futuro de Canarias.



Un Partido Socialista Canario liberado de la metrópoli y sus concepciones coloniales podría defender a los trabajadores, a la pequeña y mediana burguesía y a las empresas canarias, al pequeño y mediano comercio, contra los desafueros del capitalismo español y de las multinacionales europeas, y posiblemente de las empresas capitalistas USA que se instalarán en las Islas, así como también podrá luchar contra las grandes cadenas comerciales estilo americano y francés instaladas en Canarias, gracias al apoyo de los políticos socialistas capitalistas españoles.

Antonio Cubillo Ferreira
Presidente del CNC